PROBANDO LA EXISTENCIA DE UN MONSTRUO

Luis Felipe Cardona Del Real

Resumen


La imagen fotográfica y posteriormente el movimiento capturado en video se han debatido desde sus inicios en ser vehículos de la verdad o excusas para expresar subjetividad.  A pesar del dilema no dirimido, se han convencionalizado acuerdos en los que ciertas características formales y estéticas de la imagen se acatan como verdad, como pruebas documentales de algo que existe o existió.  Por válidos que sean los métodos para privar de subjetividad la imagen, como la fotografía en sus inicios, o por heroicos que sean los manifiestos artísticos para desmitificar la imagen televisiva informativa, el uso de imagen estática o en movimiento delata las intenciones de quien está detrás de la cámara o frente a la edición, y en el caso concreto de Chris Cuningham con “Rubber Johnny”, el uso de convenciones conocidas dentro de la televisión y el documental para crear ficciones oscuras y personales, para hacer creer por un instante que los monstruos existen.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2019 Revista Ingenio Universidad Francisco de Paula Santander Ocaña